Puerto ciudadano, espacio de oportunidad

El Puerto de Málaga, de 3.000 años de antigüedad, ha sido punto de encuentro de las más diversas civilizaciones. Fenicios, cartagineses, romanos, musulmanes y católicos llegaron a la capital, conocedores de sus características geográficas y físicas, así como de su situación estratégica, la cual sirve de enlace entre el Mediterráneo y el Atlántico, sin olvidar el norte de África.

Ya en el siglo XXI, el ritmo de crecimiento protagonizado por el Puerto de Málaga ha venido acompañado de una importante remodelación y ampliación de sus infraestructuras e instalaciones.

De este modo, la Autoridad Portuaria de Málaga acometió la realización de un Plan de Ampliación y un Plan Especial para dar respuesta a las crecientes demandas portuarias y urbanísticas de la ciudad.

Los cambios tecnológicos acaecidos en la última década han revolucionado la industria del transporte y el Puerto de Málaga comenzó un profundo proceso de transformación que concluyó con la duplicación de la superficie terrestre del mismo y proporcionó la base necesaria para el desarrollo de nuevos tráficos en la instalación. Este proceso se materializó en la construcción de un dique de cierre que da atraque a los más grandes cruceros del mundo, así como la creación de varias terminales de crucero y la construcción de un nuevo muelle polivalente, mediante el cual se lleva a cabo el tráfico de contenedores y vehículos.

Por otra parte, los trabajos de integración puerto-ciudad ejecutados en el recinto han supuesto un revulsivo económico para la ciudad, que cuenta con una inmejorable oferta de ocio y en pleno centro de la ciudad, diversión a pie de muelle para los cruceristas y un foco de atracción para los turistas que visiten Málaga.

puerto_malaga_atardecer

Por tanto, el Puerto de Málaga constituye, en la actualidad, uno de los principales motores económicos de la ciudad, un importante centro logístico y comercial, así como un espacio de oportunidad para generar riqueza en la capital y sus áreas de influencia. De esta forma, Málagaport S.L., empresa asociada a la Autoridad Portuaria de Málaga conforme a lo establecido en la Ley 31/2007 de Sectores Especiales, y participada por las instituciones públicas y compañías con interés en la actividad portuaria, trabaja cada día con el objetivo de potenciar las amplias posibilidades de negocio que ofrece el recinto y de darlo a conocer como puerto ciudadano, integrándolo en la vida cotidiana de sus habitantes y los visitantes que disfrutan de su estancia en la capital de la Costa del Sol.